Noticias Destacadas
Inicio / Salud / COMUNICACIÓN EN LA PAREJA

COMUNICACIÓN EN LA PAREJA

amor-pareja 

 

El Amor es Comunión. Y la Comunión es COMUNICACIÓN. Así, el Matrimonio  que es una opción por VIVIR EN AMOR,  tiene que afianzarse sobre unas bases  sólidas de inter-relación personal de sus miembros. Para ello, hay que conseguir (y cuidar) mantener tres aspectos básicos:

 

–  Existe el mutuo atractivo físico (a cada quien nos gusta el cuerpo de la otra persona).

 

–  Existen unos sentimientos (profundos) que surgen y hacen que lo cotidiano esté lleno de vida.

 

–   Existe un proyecto de vida en común: tenemos unas razones, hay un vivir “para algo” que  es como el “alma de la pareja.

 

Y, sobre todo para este tercer aspecto, es necesarísimo, es imprescindible el DIÁLOGO.  Es a lo que podemos llamar la válida COMUNICACIÓN EN LA PAREJA.

 

La comunicación es parte esencial de nuestras vidas para realizarnos: es la vivencia básica de  toda persona, tan esen+cial como la necesidad de amar y ser amado.

 

Vivimos  inmersos en ella. El ser humano vive en comunicación: existimos, vivimos, somos en comunicación. El ser humano no es un individuo, sino un ser-en-relación, y la comunicación es posible (y necesaria) porque sólo podemos vivir en relación.

 

Somos sociales por naturaleza: la comunicación inter-personal es algo imprescindible para nuestra vida: Necesitamos de los otros  para descubrir nuestra propia identidad.

 

Para que el convivir sea gratificante, hemos de esforzanos por:

 

–   Entendernos, comprendernos, adaptarnos y aceptarnos.

 

–   Respetar a la otra, al otro, con sus planteamientos.

 

– Tener capacidad de “organizarnos” y de “reorganizarnos” cuando sea necesario.

 

– Dedicar tiempo para divertirse juntos.

 

– Dinamizar lo cotidiano con acciones gratificantes.

 

– Jugar limpiamente… para mejorar la comunicación.

 

Para ello, tenemos que: ESCUCHAR lo que la otra persona dice, ENTENDER lo que está queriendo decir y COMPRENDER su vivencia, su conducta, su realidad.

 

 

La convivencia armónica  se logra a base de  escuchar, de ESCUCHAR ACTIVAMENTE. ¿Cómo hacerlo?:

 

– Estando atento a sus sentimientos.

 

– Aceptando que la otra persona tiene derecho a sentirse como se siente.

 

– Y tengo que respetarle: escucho su punto de vista, no le juzgo.

 

– Confiando que la otra, el otro, busque y encuentre las soluciones a su situación.

 

– Dando mucho RECONOCIMIENTO POSITIVO.  Mejor si es INCONDICIONAL.

 

– Aceptando los “reconocimientos positivos”  de la otra persona.

 

– Estando muy atentos a los “mensajes” que el otro (la otra) me envía de manera NO VERBAL.

 

– Aprender  a resolver las diferencias  (buscando el momento y el lugar oportunos), enviando mensajes claros, sin pretender herir, sin meter a otros,  viviendo el presente, estableciendo metas, sabiendo perdonar.

 

                                                         José-María  Fedriani Martín              

 

%d personas les gusta esto: